Preorder Una estrella en mi jardín – W. Davies

‘Las esperas son eternas…¡Pues se ve que no! Por fin, Una estrella en mi Jardín empieza a asomar y es que teníamos tantas ganas de que lo vierais y pudierais leerlo que se no has hecho eterno. Pero ya está aquí.

Título: Una estrella en mi jardín
Autoras: W. Davies
Editorial: Ediciones Kiwi
Ilustraciones interiores: Rafael Ucero
Libro único (Spin-off de Recuerda que me quieres, aunque no es necesario haber leído RQMQ para poder leerlo)
Nº páginas: 504
ISBN: 978-84-943214-7-4
Precio (papel): 16,90€
Precio (ebook): 3,95€
A la venta 9 de marzo en papel y ebook
Sinopsis: Algunos dicen que el miedo no es real, otros que la locura no puede ser lógica y luego están los que se atreven a asegurar que una estrella no puede vivir en un jardín.
Claro que ellos no conocen a Alicia Little, una chica que tiene fobia a la gente y que vive escondida en casa de su abuelo hasta que una historia, una estrella, un armario y un nuevo vecino cambian su pequeño mundo de mentiras y la retan a vivir en el mundo real. Charlie le enseñará a fotografiar quizás a través de sus dibujos, a creer en seis imposibles antes del desayuno y cómo una persona puede hacerte sentir diminuta o gigante en el tiempo que tarda en caer al suelo un bote de mermelada, incluso cuando el miedo se empeña en hacerte invisible.
¿Podrá Alicia amar algo que teme? ¿Será la curiosidad más grande que el miedo?
Pierde el miedo y déjate seducir por este homenaje a Alicia en el País de las Maravillas cargado de quizás, pero cuidado; al miedo le encanta robar sueños.

Y ahora hablemos del preorder; comprándolo en la web de la editorial del 26 de febrero al 6 de marzo (con gastos de envío gratuitos a territorio nacional y envío urgente), además de recibirlo antes de su salida a la venta (que es el día 9 de marzo), recibiréis también postales a color de las ilustraciones que podréis encontrar dentro de la novela en blanco y negro. Y como una imagen vale más que mil palabras...¡Os lo enseñamos!

¿Qué os parece? ¿Os llama la atención? ¡Os leemos!

50 Sombras de Grey y el veto al derecho de ser humano


¡Hola! ¿Qué tal estáis?
En ésta entrada me gustaría tratar dos cosas; la primera de ellas es la película 50 Sombras de Grey.
¡Allá vamos!
 
Después de casi dos semanas con el día y la fecha planeadas, con el objetivo de evitar a las típicas (sobre todo niñas. Sí, niñas; ¿qué hacen las niñas a esa edad viendo cosas como éstas?) chicas que no paran de gritar cada vez que el protagonista masculino sale sin camiseta y se ríen cuando entra alguna escena de sexo), ayer fui con una amiga a ver “50 Sombras de Grey”.
Y aunque si bien no pude evitar todo lo comentado anteriormente, disfruté la película mucho muchísimo. La verdad es que me sorprendió y, aunque hubo cosas que hubiera quitado o que podrían haber estado mejor, salí pensando “wow”; creo que es la primera vez en la vida que una película supera y me gusta más que el libro.
 
¡OJO!: Desde el principio hasta el final hablaré desde mi punto de vista personal. No me considero crítica de cine ni mucho menos, ya que sé que estoy lejos de dicho título. Tampoco afirmaré que los actores sean “buenos actores” o que la película sea una “buena película” a términos generales. Todo será mi opinión sincera y personal basada en los sentimientos y las experiencias que tuve al verla. Dicho esto:
 
La película en sí me encantó y, si no fuera por lo caro que es el cine, sin duda volvería a verla.
Si tuviera que destacar qué es lo que más me gustó, haría especial mención a (quitando por supuesto a Jamie Dornan y su cuerpo que, si se me permite decirlo, no se vio lo suficiente…):
 
  • Anastasia Steele: En el libro, Ana hay muchas veces que me cae mal y, al ver la película, me he dado cuenta de que era porque la escritora no sabía plasmar cuáles eran sus motivos para hacer algo, cosa que en la película han hecho de manera muy clara, a mi parecer. 
    La Ana del libro me parece una chica tontita, con un lío en la cabeza que no puede con él, y que va dando bambolazos por la historia, dejándose llevar y sin en realidad llegando a saber qué pasa y dónde se ha metido. Sin embargo, en la película, Ana me transmitió algo más de seguridad y, aunque sigue siendo inocente, también tiene una picardía que en el libro le falta. El personaje de Dakota Johnson (al cual ella interpretó de forma perfecta, aunque al principio no me pegaba) fue de los mejores: con su forma de ser, sus comentarios, sus caras y sus todo, estuvo sacándonos carcajadas a todo el cine durante toda la película y consiguió, por lo menos conmigo, que nos pusiéramos de su parte y entendiéramos por qué hacía lo que hacía.
  • La música: La música en ésta película me parece que está sumamente bien elegida. 
    Hubo partes en las que la banda sonora, que iba en el momento exacto y con la escena adecuada, me puso los pelos de punta. La mayoría de las canciones, debido a la escena en la que aparecen, son todas de ritmos lentos y secos que, una vez las escuchas, no puedes evitar ponerles la etiqueta de “SEXY”.
    Un trabajo buenísimo desde mi punto de vista, ya que mejoraba las escenas ya buenas en algo mejor. ¡Un 20 sobre 10!
  • La escenografía: A mí me gusta fijarme mucho en los detalles y, con ésta película me di cuenta de cómo representan la personalidad de los protagonistas en fotogramas tan sumamente bonitos que a mí se me caía la baba. Por ejemplo, el primero que vi y que sale en el tráiler, es una escena en la que ella sale con una sábana blanca, a la derecha de la pantalla e iluminada por los pocos haces de luz que llegan desde los edificios de Seattle, mientras que él está al otro lado, totalmente en la oscuridad y con un pantalón oscuro. La luz y la sombra. Hay detalles por toda la película y muchas veces son cuando están discutiendo o, inconscientemente se nota que la relación entre ellos es complicada por culpa del pasado de Christian; en estos momentos, la mayoría de las veces, ella sale con una camisa o camiseta blanca en un lugar donde le da la luz y él, en el lado contrario, sumido en penumbra y vistiendo camisetas oscuras. Y detalles del principio que se repiten al final pero con el sentido totalmente contrario... SPOILER al principio cuando se conocen y se cierran las puertas del ascensor y la misma escena pero con un significado totalmente distinto al final... FIN SPOILER  
¡Brrrravo!


En resumen: entré en el cine sin esperar mucho y, sin embargo, salí contentísima y sintiendo que cada céntimo que había pagado había merecido la pena. Por otro lado, reitero que ésta es mi opinión personal y acepto y entiendo que haya gente a la que no le gustara nada. Para gustos, colores.
 
 
¡Y ahora, el segundo tema que me gustaría tocar! Dakota Johnson.
 
Tanto antes como después de ver una película, me gusta ver entrevistas o noticias sobre los actores porque me gusta contrastar cuán diferentes son de los personajes que interpretan.
Mientras escuchaba entrevistas en YouTube sobre Dakota Johnson y Jamie Dornan, iba bajando hacia la sección de comentarios. Ésta estaba plagada casi en su totalidad de insultos hacia la actriz que interpreta a Ana porque “tiene bolsas en los ojos, no es guapa, tiene arrugas, no tiene un buen cuerpo, tiene los dientes feos”, etc, etc.
 
Y yo, que la veía en las entrevistas y la he visto en pantalla grande, y tras leer esos comentarios, no he podido evitar pensar en lo jod*** que está la sociedad; o sea, nosotros.
 
Porque nosotros, que luchamos contra los estándares de belleza injustos y que sabemos que no son reales, después somos los primeros que crucificamos a alguien por no tener dicha belleza.
¿Sabéis cuál fue un gran motivo por el que me gustó la película? Porque ella es REAL.
Porque es una chica a la que podrías ver por la calle, que es humana de verdad. ¿Tiene bolsas en los ojos? Puede ser, mucha gente las tiene. ¿Tiene arrugas? Pues también puede ser, ya que muchas personas las tienen. ¿Es fea? A mi no me lo parece. Me parece que la chica tiene una belleza y un encanto que residen en su simplicitud y naturalidad. ¿Tiene un cuerpazo? Tiene un cuerpo normal, de chica normal. ¿Que no es perfecta? Obviamente no lo es, porque nadie puede fardar de tener esa cualidad.
 
El hecho de ser humanos debería bastarnos para decir que “somos perfectos”, independientemente de las características físicas individuales de cada uno. Pero da la sensación de que a la gente le gusta apuñalarse a sí misma y luego hacerse la víctima, porque todas esas personas que critican tanto la apariencia de otra, son las primeras que después van llorando porque no tienen el ideal físico que ellas mismas defienden. Es todo un ciclo de nunca acabar.


Los actores que salen en ésta película no son dioses griegos y, aunque son todos bastante “good-looking”, no son perfectos y eso parece que a la gente le molesta, lo que me lleva a la conclusión de que la gente tiene un problema serio.
 
Y vosotros, ¿qué pensáis de la película? ¿La habéis visto o queréis verla? ¿Creéis, como yo, que hay gente que está gravemente tocada de la cabeza?
 
¡Os leo!

Reseña -Radiactive: Los expulsados - Maya Shepherd


Este libro apareció en nuestro correo hace un par de meses de mano de su traductora, que además he de decir que me parece un amor <3 . En cuanto leí la sinopsis me llamó muchísimo la atención, y qué puedo decir, a mí me ha encantado.

cover150x250Tras la Tercera Guerra Mundial, la Tierra es un campo de batalla. Los últimos supervivientes han creado barricadas en zonas de seguridad para protegerse de la radiación radioactiva. Sobrevivir solo es posible bajo reglas y normas muy estrictas. No hay ni propiedades ni voluntad propia. En este mundo no hay lugar para los sentimientos. La gente solo vive para funcionar, por ello tienen números en lugar de nombres. D518 es una de ellas. Nacida en este mundo destrozado, nunca ha conocido nada más que esta vida determinada por el control. Esto cambia radicalmente cuando la secuestran unos enemigos de la legión. Todo en lo que había creído hasta ahora resulta ser una mentira.

La historia empieza con D518, y cómo es su mundo en la zona de seguridad, lejos de la radiación que descansa en el mundo exterior. Es una vida ordenada, igual para todos, no hay diferencias, no hay identidades, y así, no puede haber envidia o descontrol. Este aspecto de la sociedad me pareció muy interesante. El resto de distopías que he leído no han tenido esta sociedad tan sumamente controlada y ordenada, sin que ninguno sobresalga más que otro. La protagonista es una persona que en un principio, lógicamente, me parece bastante ingenua. Ella no se pregunta acerca de las cosas que hace, ni ve extraño que ninguno lleve ropa de diferente color o que no pueda salir a la superficie. Así es como se ha criado, y como ella entiende el mundo.

Sin embargo, cuando de pronto aparecen intrusos en la zona de seguridad, gente de “fuera” y la secuestran -entre otros-, es cuando la acción comienza. El descubrimiento de miles de cosas, desde la primera emoción, el primer cielo estrellado y el primer trozo de pan. Es un nuevo mundo de sensaciones. Me ha gustado mucho leer acerca de esa primera toma de contacto de la chica con todo lo nuevo que no había visto nunca antes, y saber que realmente le encantan todas esas cosas. Y como en toda historia debe haber un buen chico, aquí tenemos a Finn. Es probablemente la persona más borde que existe sobre la tierra. Cuando llega D518, asustada, asombrada ante todo lo nuevo, él solo ve a un ser deshumanizado, con el cerebro absorbido por la gente que controla la zona de seguridad. El trato es… poco agradable en un principio. Por supuesto, su corazón se va ablandando con el tiempo.

Los secundarios, por contra, son todos muy cariñosos, desde Florence a los gemelos, hacen la historia muy dulce y divertida, como si estuvieses rodeado de amigos a los que quieres abrazar todo el tiempo. Si tuviera que destacar algún aspecto negativo, sería quizás el rápido cambio de carácter de Finn. No es que a las dos páginas le caiga bien nuestra querida amiga, sino que cuando lo hace, pasado más de la mitad del libro, lo hace de forma muy brusca. Y me ha faltado algo más de información sobre toda la sociedad, que está increíblemente bien hecha, pero hubiese querido más chicha descriptiva acerca del asunto, porque se hace muy corto; aunque esto no puedo decir que es algo malo.

Es una distopía que me ha parecido muy realista y diferente al resto. No se resalta la belleza de los protagonistas, ni la perfección, sólo es el choque de una sociedad que se ha creado de nuevo, y otra en la que el orden es imperante para que no vuelvan a suceder los horrores del pasado. Me ha gustado mucho, y tengo la necesidad urgente de leer el siguiente.

¿Y a vosotros? ¿Os ha llamado la atención? Estoy deseando leer vuestras opiniones.

Blogtour Una estrella en mi jardín, W. Davies

 

Si hace algo menos de un año hubiera salido de la nada una mujer vestida completamente de blanco y me hubiera dicho que en un año tendría dos novelas publicadas, sinceramente, le hubiera respondido dos simples cosas: ¡Dame el número de la lotería y déjate de detergentes spoilers! y ¿DÓNDE ESTÁ DOC, DÓNDE?

Nah.

Ahora en serio, hasta hace nada, lo más largo que había escrito habían sido posts de este humilde blog y, en menos de un año, he escrito en forma de novelas como cinco mil millones de posts o más –vena andaluza in session-. La cuestión, el quid de la cuestión, es que he hecho realidad un sueño que ni siquiera había soñado y eso... Bueno, eso es algo muy parecido a la magia.

Disfruto leyendo como si cada palabra fuera mía, como si su historia me perteneciese. Río como una loca, grito, lloro, pongo los ojos en blanco, resoplo, contengo la respiración y me preparo para pasar la página cuando todo está en el aire, me sumerjo en el silencio más ruidoso que os podáis imaginar o no dejo de hablar sola. Vivo los libros, los siento, sus palabras –y sus historias- son las mías (algunas más que otras, todo hay que decirlo). Lo que pasa, lo que no, lo que se dice y lo que se calla. Es como si todo estuviera en mi interior, bombeándome el alma, oxigenando pensamientos, filtrando los recuerdos.

Y ahora es cuando pensáis que para que os suelto todo este rollo. Pues básicamente porque para mí leer y escribir son parte de lo mismo. En una de las presentaciones me preguntaron que cómo era cambiar de bando y la verdad es que para mí es como si estuvieras viendo una serie, semana tras semana, disfrutando como una enana y, de golpe y porrazo, sin saber muy bien cómo, te convirtieras en protagonista. De repente estás en la pantalla, al otro lado. Y mola. Porque ahora eres tú la que hace emocionar, resoplar o enfadar, ahora ocurre exactamente lo que querías que pasara. Eres omnipresente, sus pensamientos, más que nunca, son los tuyos. Y cada vez que escribimos un libro me siento, sobre todo, muy asustada. Es como cuando lees un libro o ves una serie, película o lo que sea, que describe tan bien cosas que te han pasado o que has sentido que ni siquiera eres capaz de recomendárselo a nadie porque sientes que te expones, que algo que guardas entre miles de pensamientos alguien más lo va a saber y no siempre todo lo que hay en nuestro interior es como querríamos que fuera. Así que aquí estoy, un libro más vieja, exponiéndome ante vosotros.

Una estrella en mi jardín habla de muchas cosas. Habla del miedo, de ese corpóreo y tangible que es capaz de inmovilizarte, de ese miedo profundo y visceral que no entiende de razones ni de lógica. Habla, también, de la fuerza de los pensamientos, de la magia, de los sueños, de creer, del amor, de la familia, de la amistad, del fracaso, del pasado, de los fantasmas, de los quizás, de las palabras y de esa eterna batalla entre quién eres, quién te han enseñado a ser y quién te gustaría ser.

Como ya os comentaron en sus paradas del Blogtour Mike y Arsénico, Una estrella en mi jardín se publicará el 9 de marzo y aquí os dejo la sinopsis (os la pongo así grandota para facilitaros la lectura en diagonal por si os habéis quedado en la segunda línea):

Algunos dicen que el miedo no es real, otros que la locura no puede ser lógica y luego están los que se atreven a asegurar que una estrella no puede vivir en un jardín.
Claro que ellos no conocen a Alicia Little, una chica que tiene fobia a la gente y que vive escondida en casa de su abuelo hasta que una historia, una estrella, un armario y un nuevo vecino cambian su pequeño mundo de mentiras y la retan a vivir en el mundo real. Charlie le ensenará a fotografiar quizás a través de sus dibujos, a creer en seis imposibles antes del desayuno y cómo una persona puede hacerte sentir diminuta o gigante en el tiempo que tarda en caer al suelo un bote de mermelada, incluso cuando el miedo se empeña en hacerte invisible.
¿Podrá Alicia amar algo que teme? ¿Será la curiosidad más grande que el miedo?
Pierde el miedo y déjate seducir por este homenaje a Alicia en el País de las Maravillas cargado de quizás, pero cuidado; al miedo le encanta robar sueños.

Para seguir conociendo más sobre el libro, así como para participar en el sorteo de un ejemplar, no os perdáis las siguientes paradas:

Lunes día 16: Alas de papel
Martes día 17: Divagando entre líneas
Miércoles día 18: Presentes
Jueves día 19: Bubbles of books
Viernes día 20: Butterfly Kisses
Sábado día 21: Arte literario

¿Un libro gratis? ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¡Habla, maldita, que antes no veas como te enrollabas y ahora te callas!

Ya voy. Ya voy.

Para participar en el sorteo de un ejemplar, junto con las postales de las ilustraciones, solo tenéis que unir los distintos trozos de la portada que os dejaremos cada uno de los blogs del blogtour, armarla cual puzzle y subirla a Facebook etiquetando a Ediciones Kiwi en el post para que puedan contabilizar vuestra participación. ¿Fácil, verdad? Nuestra pieza del puzzle:

Mucha suerte, perdidos.

¿Qué os ha parecido la sinopsis? ¿Tenéis ganas de saber más cositas? ¡Estad atentos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...