Trailers honestos –y un poco cabrones- de adaptaciones literarias.

La vida hay que tomársela a risa. Hay que saber reírse de todo, de lo que odiamos y de lo que nos encanta –sí, de eso también-. Todo mirado desde la perspectiva correcta puede pasar de sublime a bodrio o viceversa. No soy fan de los fanatismos y viendo estos trailers me he reído a carcajadas.

Os dejo con los trailers honestos –y un poco cabrones- de adaptaciones literarias:

Bajo la misma estrella

Divergente

Los juegos del hambre

En Llamas

Perdida (Gone Girl)

Saga Harry Potter

Juego de tronos (sin spoilers)

Alicia en el País de las Maravillas 

El diario de Noa

Crepúsculo

Luna nueva

Eclipse

Amanecer (parte 1 y 2)

 

Puede que adaptemos la idea y hagamos una sección de sinopsis honestas –y un poco cabronas- así que si os apetece ir dejando sugerencias en los comentarios, sed bienvenidos.

¿Os han gustado? ¿Estáis de acuerdo u os habéis indignado? Los lunes con una sonrisa, son menos lunes. ¡Os leemos!

En proceso: fascinante y… perfecta.


Eso dije de la anterior, veremos ahora.

En menos de media horita me dispongo a pasarme la mañana libro en mano, como hacía tiempo que no la pasaba, con el nuevo de Victoria Álvarez:

Contra la fuerza del viento, esa segunda parte que ansiaba tener en mis manos sí o sí. Estoy deseando saber cómo se las apaña la autora para mantener esa tensión dulce del primero, siendo una historia totalmente diferente y que no decaiga la cosa. Sé que lo hará bien, estupendamente bien, pues no hay novela de Victoria que me haya decepcionado: pueden haberme gustado más unas que otras, pero todas son recomendables cien por cien.

Si todavía no la habéis leído, os digo desde ya que os estáis perdiendo una de las joyas más preciosas que tenemos en nuestra literatura nacional. Acaba de ver la luz Contra la fuerza del viento, pero nunca es tarde para empezar a conocer a Lionel, Oliver, Alexander y a la inigualable Stirling.

¡Os cuento en breve (brevísimo) qué tal está la segunda parte! ¿La habéis leído ya?

La no razón de las masas


¿Cuántas veces no nos habrán dicho nuestras madres eso de: “si tus amigos se tiraran por un puente, tú también”?
Muchas veces nos dejamos llevar por lo que piensan o hacen los demás, a veces de forma inconsciente, porque pensamos que el que lo haga todo el mundo o una gran mayoría significa que eso es lo que está bien.

Pero nada más lejos de la realidad.

Más veces de las que pensamos, la mayoría no tiene la razón. Por ejemplo:

En España hay mucha gente que defiende y a la que le gustan los toros (tanto las corridas como las burradas propias que tiene cada pueblo, a cada cuál más bruta e insensible), sin embargo eso no quiere decir que dichos “pasatiempos” estén bien.
Un entretenimiento que consiste en torturar y sacrificar seres vivos de formas tan crueles… No hace falta tener mucha inteligencia para saber que eso no es algo propio de un país supuestamente desarrollado ni una forma de matar el tiempo.

Todos aquellos que beben alcohol hasta perder el sentido. A esto no le pillo ni le pillaré el qué nunca. No tengo nada en contra de aquellos que se toman su copilla cuando salen de fiesta. Pero cuando empiezas a notar que no eres capaz de dar dos pasos sin tropezarte o de que no eres capaz de articular palabras con sentido, yo creo que ya es momento de parar. Y tu hígado y cerebro seguro que estarán de acuerdo conmigo.
Pero claro, ahora “todo el mundo bebe” y por lo tanto es lo que se lleva. Muchos amigos míos se piensan que no me lo paso bien porque no bebo y por ello me aburro.
Pues no. Me aburro porque ahora la mayoría de la gente no sale para divertirse sino para lucirse: ¡mira qué vestido tan bonito! Eso sí, me voy a quedar quietecita porque como me mueva un poco se me va a ver hasta el alma. ¡Mira qué tacones más bonitos! Eso sí, me voy a sentar porque el camino del coche a la discoteca me ha dejado destrozados los pies. ¡Mira qué buena está mi novia! Eso sí, ella por su lado y yo por el mío por si acaso hay alguna buenorra por aquí, que si la ve no se me acerca.

De las drogas ya ni hace falta que hable. ¿De qué carece una persona para meterse todas esas mierdas (con perdón de la palabra) en el cuerpo?
El tema drogas es algo que, aunque os parezca mentira, también va de la mano con las modas sociales. Si por lo que sea una da el subidón, de repente tienes a un montón de chavales tomándolas como locos porque es lo que se lleva. Y si no las tomas no eres guay, o no te lo pasas bien.
Pues no sé si es porque desde pequeña soy “deportista” o porque simplemente amo mi cuerpo y pienso que mis pobres células, neuronas y demás no se merecen que les haga pasar por esas cosas (porque son un@s currant@s), pero no me cabe en la cabeza cómo alguien puede noquearse de manera consciente a sí mismo. “¡Uy, hoy me apetece perder el sentido!” “¡Pues a mí me apetece meterme hasta ver borroso!”

No entiendo por qué el ser humano es de ésta manera.
             
Si algo es dañino para nosotros o para el resto, deberíamos evitarlo NO CONVERTIRLO EN UNA MODA y menos en una cultura, como en el caso de los toros.
¿Será la manía que tienen las personas de ser encasilladas en grupos y de ser aceptados en la sociedad? Por eso los “emos” se cortan las venas o en las discotecas la gente bebe hasta olvidar su nombre.

Llevo años pensando en por qué la gente hace lo que hace y no he llegado a ninguna conclusión lógica aparte de la de la presión social: si no haces esto no molas, por lo tanto aquí no te admitimos.
Y cuanto más lo pienso, más me digo: Pues si para ser parte de la sociedad tengo que matarme poco a poco y destrozar mi cuerpo por dentro, prefiero mil veces estar sola y “aburrida”.

Y vosotros ¿entendéis por qué la gente hace esto? ¿Estáis de acuerdo conmigo? ¡Arrojad luz sobre este dilema universal!
¡Os leo!

Lo mejor y lo peor del 2014


Cuando termina un año, es de rigor hacer una entrada en condiciones. Una entrada que resuma literariamente qué es lo mejor y qué es lo peor de este. Siempre hay libros que nos marcan más, que nos hacen soñar; y siempre hay libros que terminamos a duras penas, o que tenemos que hacer un gran esfuerzo por no bostezar a cada línea.

Nuestro año empieza hoy, un Blue Monday como otro cualquiera, así que empezamos con nuestras listas de lo mejorcito y lo innombrable de este año pasado; para recordar esos libros que aún no se han ido de nuestra cabeza. Esos personajes que ya se han alquilado un pequeño hueco en nuestra cabeza, en nuestro corazón, de los que merece la pena que se hablen. Y por el contrario, aquellos que no queremos que nos vuelvan a aburrir con sus aventuras.

 

VIC


He estado ojeando mi lista de lecturas, y tengo varios pintarrajeados con cinco brillantes estrellas: Last sacrifice (Richelle Mead), Ciudades de papel (John Green), Cazadores de Sombras VI (C. Clare) o Heir of fire (Sarah J. Maas). Menos el de John Green, el resto son finales o últimas partes de una saga.
Ha sido un año de cerrar muchas puertas a muchas historias. 
El libro con el que me quedo también es un final, un gran y apoteósico final. De laas novelas de Tahereh Mafi, tenemos el primer libro de una saga: Destrózame. Pues yo me quedo con su final. Si bien me venía apasionando desde un principio, la evolución de Juliette es magnífica y me ha enganchado como hacía años que no lo estaba. Así que Ignite me, ese gran tercer libro, es sin duda el libro de este 2014.

Mi peor lectura fue hace apenas unos días. No conseguí pasar de la mitad. Los 100, de Kass Morgan. Y lo empecé por la serie, porque aunque es de lo más adolescente que te puedas encontrar, me tiene muy enganchada. Pues el libro me parece pésimo. Si bien la idea de ese mundo de ciencia ficción me parece muy bien, no la aprovecha nada. No te explica nada, las relaciones avanzan en un suspiro y las cosas no tienen razón de ser. He llegado al punto en el que si no me hubiese visto temporada y media de la serie, no me hubiese enterado de nada.
Me he quedado muy decepcionada.


ELIZ


Tras Vic, voy yo: Eliz. Hello! (¡Aprovecho para desearos una Feliz Navidad y un Feliz Año Nuevo!).          
Yo voy a empezar hablándoos de mis peores lecturas de este año que, por desgracia, han sido muchas.
En serio, no os podéis ni imaginar la de libros malos que me he encontrado este 2014. Pero ha habido dos en general que se han llevado la palma y de los que, como le pasó a Vic con el de Los 100, no fui capaz de terminar.
El primero de ellos es la Saga “Mi Hombre”. Es que ese libro es malo con ganas y no hablo sólo de la historia. Si veis el nombre de éste libro en algún lado o alguien os lo intenta vender: corred. Corred muy lejos y no miréis atrás.
Y el segundo es la saga de Kiera Cass. De éste fui capaz de leerme el primer libro y algo del segundo, pero me fui imposible continuar. Bajo mi opinión ésta novela tiene una historia muy débil que, si hubiera sido sólo un libro podría haber creado algo entretenido y puede que hasta bueno. Pero como ahora se llevan las trilogías, la escritora intentó alargarla y así pasa…

Peeeeero, por suerte no todo ha sido malo y al igual que ha habido libros muy malos, también ha habido libros muy buenos que a mí me han encantado.
Los más destacados, desde mi punto de vista serían: 
La Saga de Percy Jackson y los Héroes del Olimpo de Rick Riordan. Cualquiera que me conozca sabe que soy una apasionada de la mitología griega y éste libro está plagada de ella. Eso, lo bien que están escritos los libros y los personajes que son “chapó”, hicieron que me enganchara a ésta saga desde el primer libro de la saga predecesora.

La quinta ola de Rick Yancey. Comencé éste libro sin saber absolutamente nada sobre él y la verdad es que no me pudo sorprender más. Yancey escribe de una manera tan visual que es como si estuvieras viendo cómo suceden los hechos delante de ti. Los personajes, sus historias y la forma que tienen de relacionarse entre ellas, como si fueran ramas de un árbol, es sumamente perfecta. El segundo en la saga, The Infinite Sea, ya está a la venta… y ¡no puedo esperar para hacerme con él!

¡Bravo por los Ricks!

NIA

Seamos sinceros: este año no he leído ni el huevo. Así de claro… ¿Para qué negarlo? Así como el año anterior me sentí orgullosa de mí misma al echar cálculos y darme cuenta de lo que había leído, este año casi me hago un hoyo y me meto dentro de la vergüenza.

Y aún así me ha dado tiempo de leer cosas buenas (muy buenas, parece que he tenido suerte al elegir lecturas), y cosas malas (muy malas… a decir verdad, ganan las malas).

Entre mis peores lecturas está lo último de Allende, El juego de Ripper, del que no recuerdo si llegué al final (ya lo he borrado de mi memoria); Zona Prohibidia, un libro al que le faltó mucho masticar y una de las novelas juveniles de moda y a la que hasta me sorprende a mí misma encontrarla aquí: Vampire Academy, Deuda de espíritu. Yo ya he roto con esta saga juvenil que se repite más que el ajo y de la que no sacaré nada bueno (bueno, sí, el alejarme de la adaptación cinematográfica a la que por ahora me he resistido y a la que creo que no me voy a acercar ni en un momento de esos de debilidad de aburrimiento total; antes duermo).

         

A la que no me sorprende ver en mi lista de lo mejor de este año es a Victoria Álvarez. Después de muchas vueltas he llegado a la conclusión de que esta autora es de lo mejorcito que tenemos ahora mismo en nuestro país y supera a muchas de las que escriben desde el extranjero; así que, sin ninguna duda, el premio se lo doy a Tu nombre después de la lluvia: una novela trabajada en muchísimos sentidos, con ese toque sobrenatural que encandila y con una historia y una prosa que ha dado mucho que hablar y para bien, una novela que se fue dejando vía libre a una sucesora que ha llegado pisando fuerte este inicio de año y con la que tengo que encontrarme ya sí o sí.

 

¿Qué os parece nuestra lista? ¿Acertada o no hay por dónde cogerla? ¿Qué títulos añadiríais, o en todo caso nunca pondríais en lo peor de este año de lecturas? Como siempre atentas: ¡os leemos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...